Calmeadow

Estudio de deserción de Clientes de Microfinancieras – Bolivia

Haga click en la imagen para descargar

Estudio de deserción de Clientes de Microfinancieras – Bolivia

El “Microscopio Global” publicado anualmente por la prestigiosa revista The Economist, con el apoyo, entre otros, del Banco Mundial, BID Invest y la Fundación Bill y Melinda Gates, intenta medir las condiciones del entorno en cada país con respecto a la inclusión financiera. Cada año dicha publicación produce un “ranking” con base en la evaluación que realiza de los diferentes países. El Microscopio Global mide los cambios en el entorno, favorables o desfavorables, con respeto a las finanzas inclusivas. De acuerdo al ranking preparado por la Unidad de Inteligencia de The Economist, en el año 2013 Bolivia ocupaba la posición número 2 del ranking (aventajada solamente por Perú). No obstante y más reciente, en la edición del Microscopio Global 2019* Bolivia había descendido a la posición número 18.
¿Qué sucedió en Bolivia?  ¿Qué hizo la diferencia? ¿Por qué un país que se consideraba referente y modelo de las políticas apropiadas que facilitan la inclusión financiera pasó a ocupar dicha posición? Muchos aducen lo anterior a cambios en la legislación boliviana y, específicamente, a los topes a las tasas de interés activas, como la razón principal del deterioro del entorno.
La búsqueda de respuestas a dichas interrogantes, el afán de entender qué implicaciones produjeron para los más vulnerables en Bolivia, y cuáles fueron los cambios que provocaron una caída de posición del país en dicho ranking, impulsó a la fundación Calmeadow a comisionar un estudio que permitiera entender y medir el impacto de los topes a las tasas de interés activas en la inclusión financiera en Bolivia.
Luego de preparar los respectivos términos de referencia y como resultado de un cuidadoso proceso de selección de la firma consultora, se seleccionó a la firma Ciesmori para llevar adelante el proyecto. Como parte del proceso de esta investigación se aplicaron más de 1,000 encuestas a antiguos clientes de instituciones financieras afiliadas a ASOFIN y se realizaron un total de 12 grupos focales en El Alto, La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. El presente documento resume los principales resultados y hallazgos de dicha investigación.
Bolivia no ha sido el único país que ha implementado topes a las tasas de interés activas, y al igual de lo ocurrido en mercados que han adoptado medidas similares, el resultado del proceso ha sido más bien de exclusión financiera, totalmente contrario al afán de la Ley. En efecto, y con base en los datos que arrojó la investigación, se observó que un número importante de individuos que tenían acceso a préstamos del sistema financiero formal (independientemente de la o las instituciones financieras con que solían trabajar), se han visto excluidos de este.
Conforme a la experiencia de otros mercados en las cuales se han aplicado medidas similares, tasas de interés activas que no permiten cubrir los costos operativos, desincentivan (y en algunas ocasiones hacen imposible) a las entidades financieras formales ofrecer créditos muy pequeños. Tales créditos, que son precisamente las que demandan las poblaciones más vulnerables, generan costos operacionales muy altos que los intermediarios financieros no logran cubrir con los magros ingresos generados. Así, poco a poco se empieza a observar la exclusión de algunos y la paulatina migración de las instituciones financieras hacia sectores poblacionales que requieren financiamientos por montos mayores.
Consecuentemente tales medidas, concebidas probablemente con la idea de ayudar a los más necesitados, derivan en el resultado contrario. En efecto, normalmente aquellos individuos que ya no pueden obtener crédito de los intermediarios financieros formales se ven forzados a acudir al sistema informal donde los prestamistas frecuentemente cobran tasas exorbitantes. Tales tasas no solo se posicionan por encima de las de los topes fijados por la legislación, sino que también están muy por encima de las tasas que anteriormente ofrecía el sistema financiero formal.
Confiamos que este documento sea de utilidad para comprender las implicaciones no deseadas de las políticas públicas, que aunque probablemente bien intencionadas, pueden llegar a tener un impacto negativo en la inclusión financiera. CALMEADOW agradece a todos aquellos que apoyaron y colaboraron en la elaboración de este documento.

Escrito por: Ciesmori. Marzo 2020.